Descripción


Mapa Ramat de Camins

Mapa de la ruta Ramat de Camins

La ruta Ramat de Camins empieza donde comenzaron a andar Camilo José Cela y Josep Maria Espinàs en 1956: la Font de la Figuereta. Hoy es un área de descanso de la carretera N-260.

Siempre remontando el río Noguera Pallaresa hacia el norte, cruza el impresionante desfiladero de Collegats mientras pasa por las ruinas del monasterio alto medieval de Sant Pere de les Maleses, la cueva del Serpent y la formación natural de la Argenteria. El desfiladero representaba una barrera para acceder al Pallars Sobirà y, por lo tanto, la ruta se aparta del río para subir al Pla de Corts y, tal como hacían nuestros antepasados, lo cruza dejando atrás el dolmen de la Mosquera, el lago de Montcortés o la villa cerrada de Peramea.

Ya en Gerri de la Sal, volvemos a encontrar el río Noguera Pallaresa. Allí podemos visitar el museo de la sal y el monasterio románico de Santa María. Cruzamos el río Noguera Pallaresa por el puente románico y seguimos hacia el norte. Tras la preciosa ermita románica de Arboló, llegamos a Baro. Para visitar el pueblo tenemos que pasar el puente colgante, que en el Pallars recibe el nombre de “palanca”. Si no, seguimos remontando el río y, después del pueblo de Malmercat, llegamos al núcleo de Tornafort. Situado en medio del valle de Siarb, es un mirador ideal del valle del Noguera Pallaresa y del río Cantó. Desde el pueblo se ven más de veinte nucleos.

Tras Tornafort se tiene que bajar hasta la capital del Pallars Sobirà: Sort. Gracias al río, es un referente internacional para los deportes de aguas bravas. Para ir de Sort a Rialp hacemos rodeo por el Batlliu y el valle de Àssua. Conocemos sus pequeños pueblos e industrias agroalimentarias, sobre todo basadas en los quesos.

Ya en Rialp, subimos a Rodés y hacemos un largo flanqueo, siempre hacia el norte, muchos metros por encima del río Noguera Pallaresa. Pasamos por el impresionante pueblo abandonado de Sant Romà de Tavèrnoles y, desde las bordas de Arnui, bajamos a Llavorsí, un pueblo situado en un cruce de valles y ríos.

Desde aquí podríamos seguir hacia los valles de Àneu pasando por Aidí, pero recomendamos hacer como Cela y Espinàs, y entrar en la Coma de Burg, la Vall Farrera y el valle de Cardós. Dedicamos un par de días en estos valles con sus nucleos: Tírvia, Ainet, Alins, Àreu, el collado de Tudela, los Boldissos, Arrós, Ribera … Estos valles son el corazón del Parque Natural del Alto Pirineo.

Después del collado de la Bana, que era un paso muy importante para comunicar el valle del Noguera Pallaresa con los valles secundarios de dónde venimos y, también, Andorra y Francia, llegamos a Estaron.

Otra vez en el valle del río Noguera Pallaresa, por un bonito camino llegamos al monasterio medieval de Sant Pere de Burgal y al pueblo de Escaló. A partir de este momento volvemos a dar un rodeo para entrar en el Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici desde Espot.

Después ya entramos en los valles de Àneu y hacemos noche en su capital, Esterri, un bonito pueblo en el que podemos visitar su conocido ecomuseo.

El épico puerto la Bonaigua nos llevará a la bella y occitana Val d’Aran. Aquí abandonamos la dirección norte, que habíamos seguido hasta ahora, y tomamos el camino hacia el oeste, siguiendo el río Garona. Cruzamos el valle, visitamos sus pequeños museos y ecomuseos, disfrutamos de su gastronomía y sus maravillosos bosques y, una vez en el pueblo de Bossòst, volvemos a Vielha por la banda solana.

Vielha es el punto de partida para cruzar el segundo puerto mítico de la ruta: el puerto de Vielha. Ya en la cabecera del valle del río Noguera Ribagorzana, conocida en este tramo por el valle de Barrabés, bajamos paralelos al río hasta el pueblo de Senet, en donde visitamos uno de los puntos de información del Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici.

El tercer y último puerto mítico de la Ramat de Camins, el puerto de Gelada, nos lleva al románico valle de Boí. Aquí saltamos de pueblo en pueblo, siempre bajando el Camino del Agua y el río Noguera de Tor, y visitando las maravillosas iglesias de paso: Boí, Taüll, Barruera

La ruta termina en la capital de la Alta Ribagorça, el Pont de Suert.

Utilització de galetes

Aquest lloc web fa servir galetes per que tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades galetes i l'acceptació de la nostra política de galetes, feu clic en l'enllaç per una millor informació.

ACEPTAR
Share This